miércoles, 4 de mayo de 2016


Gracias a sus propiedades desinfectantes el agua oxigenada puede ser muy útil para eliminar las bacterias que se acumulan en los cepillos de dientes por su uso diario.

El peróxido de hidrógeno, mejor conocido por todos nosotros como agua oxigenada, es un producto muy popular que suele estar presente en todos los botiquines.


Por sus propiedades antisépticas y antimicrobianas se utiliza para la desinfección y protección de pequeñas lesiones cutáneas.

No obstante, más allá de sus usos medicinales, se puede aprovechar de múltiples formas para el cuidado corporal y las tareas del hogar.


La mayoría de personas desconocen esto, ya que es difícil imaginar que este ingrediente tan común y económico pueda ser la solución a muchos problemas.

Teniendo en cuenta que algunos aún lo limitan al tratamiento de heridas, a continuación queremos compartir 8 usos alternativos con los que se le puede sacar más provecho.

1. Aliviar irritaciones de la garganta


Gracias a sus propiedades antimicrobianas, el agua oxigenada es un buen tratamiento contra las afecciones que causan molestias en la garganta.
Sus propiedades limpian la zona y reduce la presencia de las bacterias que le ocasionan sequedad e irritación.

2. Enjuague bucal casero
Con efectos similares a los mencionados en el remedio anterior, también podemos hacer un enjuague bucal casero para reducir las bacterias en la lengua, dientes y encías. La ventaja sobre otros productos similares es que sus agentes blanqueadores ayudan a reducir las manchas que afectan la belleza de los dientes. Mezcla un poco de peróxido de hidrógeno con la misma cantidad de agua y realiza los enjuagues después del cepillado.

3. Limpiar los cepillos dentales
Pocas veces nos preocupamos por desinfectar los cepillos dentales. Lo cierto es que es algo necesario porque estos van acumulando bacterias en sus cerdas. Vierte una pequeña cantidad del producto en un vaso, sumerge los cepillos y déjalos toda la noche. Al día siguiente enjuaga con abundante agua antes de volver a utilizarlos.

4. Neutralizar el mal olor de los pies


El mal olor en los pies suele ser el resultado de la proliferación de bacterias en ambientes húmedos.
Coloca a hervir un litro de agua, déjala reposar hasta que alcance una temperatura soportable y agrégale media taza de agua oxigenada.
A continuación, sumerge los pies y déjalos en remojo por 15 o 20 minutos.
Seca bien los pies con una toalla seca y repite el tratamiento si lo consideras necesario.

5. Atenuar las manchas de la piel
La aplicación constante de agua oxigenada sobre las pequeñas manchas de la piel hace que disminuyan poco a poco hasta lograr una diferencia notable.
Empapa un trozo de algodón con peróxido de hidrógeno y frótalo sobre la mancha con un suave masaje. Procura usarlo cada noche antes de ir a dormir.



Apóyanos: Si te gustó  y te ha sido útil. Suscribete para recibir nuestras notificaciones. Compártelo con tus seres queridos en tu red social favorita para que también puedan beneficiarse. Tú apoyo hace la diferencia!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!