domingo, 17 de julio de 2016

En primer lugar, has de saber que los callos aparecen como una respuesta natural del cuerpo como protección a una presión o ficción reiterada en la zona, sobre todo, por causa del calzado inadecuado.


presentan una gruesa capa de piel muerta y aparecen al lado del dedo mayor o debajo del talón.


También pueden aparecer en las manos, si usamos demasiado tiempo la misma herramienta, por ejemplo. Sin embargo, los que aparecen en los pies son más molestos y dolorosos, porque impiden caminar con normalidad, ponerse los zapatos, etc.


REMEDIOS NATURALES PARA COMBATIRLOS

Ráscalos suavemente con una piedra pómez después del baño, con la piel bien limpia y seca. Luego, frota con una cebolla cruda cortada a la mitad y por último, vierte algunas gotas de tintura de árnica.

Coloca sobre el callo un diente de ajo bien machacado y en lo posible mezclado con aceite de oliva. Esto favorece a que se ablande la piel e ir haciéndolo cada vez más pequeño. Cubrir con una tela o lienzo y dejar toda la noche.

eliminar-los-callos


Elabora una pasta triturando 5 o 6 aspirinas y mezcla con una cucharada de zumo de limón y otra de agua. Coloca sobre el casllo envolviendo con un toalla caliente durante 10 minutos. El calor permitirá que la pasta penetre en la piel y la suavice. Luego pasa la piedra pómez para desprender la piel muerta con más facilidad.

Empapa migas de pan en vinagre de manzana y deja reposar durante dos días. Coloca como emplasto en el callo con un pañuelo, por tres noches seguidas. Antes de ello, los pies deben sumergirse en un recipiente con agua tibia para suavizar el callo y que sea más sencillo quitarlo.



Mezcla una cucharada de vinagre de manzana con 1/8 taza de aceite y frota con vigor el callo. Pasa luego la piedra pómez y finaliza con un masaje con aceite de almendras.

Cada día, durante dos semanas, frota aceite de ricino en tu callo, coloca un trozo de cáscara de limón y una rodaja de tomate crudo. Cubre con un vendaje. Los zumos harán que la dureza se ablande.



Machaca un diente de ajo con una cucharada de hiedra, hasta que obtengas un zumo. Empapa una gasa y aplica directamente sobre el callo. Cubre con un lienzo y deja actuar toda la noche. Repite cada día hasta que la piel esté suave.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!