domingo, 1 de enero de 2017

3 VERDADES DE LAS MUJERES QUE SE HACEN UNA CESÁREA

Muchas veces consideramos que el parto “Natural” solo es el “Tradicional”. Es hora de cambiar esa idea.

3 verdades de las mujeres que se hacen una cesárea


Pareciera que el parto normal fuera el ideal y que las cesáreas estuvieran en una categoría completamente diferente. Quiero que eso cambie, necesito que eso cambie: es hora de que estas madres también reciban todos los “me gusta” del mundo en Facebook.

Hacerse una cesárea muchas veces es algo inesperado. Por meses imaginé como sería cuando tomara a mi hija en brazos por primera vez, pero unas semanas antes, hubo una complicación que dejó claro que eso no sucedería. 

Estaba en shock ¿Cuánto me demoraría en recuperarme de la anestesia antes de poder ver a mi hija? Esta y muchas otras preguntas fueron las que pasaron por mi cabeza. El proceso de recuperación tampoco fue sencillo y sentí que muchas veces la gente no tomaba en cuenta todo lo que había pasado. 



Las cesáreas no son un juego de niños y sé que muchas otras madres piensan lo mismo, es esto lo que quiero compartir con otras madres que hayan pasado por la misma experiencia. Nosotras también somos increíbles.

1. SOMOS VALIENTES

Enfrentarse a una cesárea no es algo sencillo. En mi caso estaba sola y mi esposo no pudo entrar a la sala conmigo hasta después de haber recibido la epidural. Esto significa estar rodeada de doctores y enfermeras que no conoces muy bien mientras sigues recordando una y otra vez que esta no era la forma en la que querías conocer a tu pequeña o pequeño. Enfrentarte a este momento y transmitirle todo el amor del mundo a tu bebé requiere fuerza y determinación.

2. SOMOS FUERTES



Una cesárea claramente no es un parto normal, pero no porque no sea igual de complicado, riesgoso y hermoso, sino porque al final es una cirugía. Requiere cortes y suturas, requiere una recuperación lenta. La última vez que me habían operado estuve en cama por una semana y media, pero eso no es lo mismo que les pasa a las madres que pasan por una cesárea y ciertamente no fue lo que hice cuando yo misma volví a casa con mi bebé en brazos.

Lo que hacemos es completamente lo opuesto: estamos ahí, listas y dispuestas para nuestro bebé independiente de como nuestro cuerpo y nuestra mente se sientan. Se requiere fortaleza emocional y física para sobrellevar una cesárea y su recuperación, la cual puede durar meses.

Sin embargo, nada importa cuando tienes a tu bebé en tus brazos.

3. SOMOS HERMOSAS



Convertirse en madre nos marca de forma emocional y física. Para quienes hemos pasado por una cesárea, las cicatrices que nos quedan son las marcas más importantes que podemos tener en nuestro cuerpo. Nunca sentiremos vergüenza de mostrarlas, independiente de lo que nos digan. Estas cicatrices nos recordarán el momento en el que trajimos a nuestros hijos al mundo y el momento en el cual nuestro cuerpo se convirtió casi de forma literal en una puerta a través de la cual ellos llegaron a nuestras vidas.

INICIA EL AÑO EN LAS MANOS DE DIOS
HAGAMOS JUNTOS ESTA HERMOSA ORACIÓN



SI ERES DE ESAS MUJERES QUE HAN PASADO POR UNA CESÁREA O CONOCES ALGUNA MUJER VALIENTE, COMPÁRTELO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!