lunes, 20 de febrero de 2017



1. Dormir demasiado


Aunque dormir menos de 7 horas se ha relacionado con el aumento de peso, excederse con el tiempo de sueño tampoco es la mejor opción.

Una investigación llevada a cabo en 2014 reveló que aquellos que duermen por más de 10 horas seguidas tienen un incremento en su índice de masa corporal.


Los expertos aconsejan dormir entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones para tener una buena calidad de sueño.

2. No recibir luz solar

Parece que no tiene nada que ver, pero todo indica que la luz solar es saludable para activar el metabolismo a primera hora del día.

Tomar entre 20 y 30 minutos de sol en la mañana es suficiente para tener efectos positivos en el índice de masa corporal.

3. Desayunar muy poco

Uno de los hábitos matutinos que más influyen en el aumento de peso es ingerir un desayuno pobre en nutrientes, de porciones reducidas.

El desayuno es la comida más importante del día y, aunque algunos prefieren ignorarlo, es esencial para proporcionarle al cuerpo las energías que necesita para trabajar durante la jornada.

4. Esperar demasiado para desayunar

Esperar demasiado tiempo para ingerir el desayuno después de despertar también influye en el aumento de peso corporal.

El organismo necesita energía para activar las funciones de sus sistemas principales y, aunque suele tener reservas, durante la noche disminuye una cantidad significativa.

Además, el estómago se siente vacío y, como respuesta, aumenta la producción de jugos ácidos y genera inflamación así como síntomas de gastritis.

Por lo tanto, es aconsejable comer dentro de la primera hora después de levantarnos de la cama y, de ser posible, ingerir una bebida saludable como el té o el agua tibia con limón.

5. Hacer todo de afán y con prisas

Las múltiples actividades que inician desde la primera hora del día nos hacen sentir limitaciones con el tiempo y, por ende, hacemos todo con afán y prisas.

Aunque esto puede servir para cumplir con todo a tiempo, hacerlo de forma recurrente incrementa la sensación de ansiedad y el peso corporal.

Despertar 20 o 30 minutos antes de lo habitual es una buena forma de evitarlo.

6. Comer aperitivos industriales

Los aperitivos de media mañana son idóneos para combatir esa sensación de hambre que reaparece tras haber quemado unas cuantas energías.

El problema es que muchos prefieren elegir los de tipo industrial, ya que están listos para el consumo y suelen ser muy deliciosos.

No obstante, estas opciones suelen estar llenas de calorías y sustancias añadidas que, en lugar de controlar el hambre, la disfrazan e incrementan la sensación de ansiedad.

Tras ingerirlos se siente satisfacción por unos minutos pero, por su contenido de azúcares y grasas, más tarde se vuelve a sentir deseo de comer.

Por esto, lo mejor es elegir alternativas saludables como:

Un puñado de frutos secos.
Una porción de frutas.
Un té o un batido.
Un vaso de yogur natural.

Como puedes notar, hay ciertos hábitos que practicamos cada día sin saber que influyen en el aumento de peso corporal.

Procura evitarlos a partir de ahora y reemplázalos por costumbres más saludables para tu salud y tu cuerpo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


1 comentario:

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!