lunes, 6 de febrero de 2017


Dado que la sincronización entre la alimentación y el sueño es fundamental para mantener un peso estable, estaría bien comenzar a incluir varios trucos en la rutina nocturna.

A continuación te compartimos 7 de ellos para que los tengas en cuenta cada noche. ¡Conócelos!

1. Consume alimentos ricos en triptófano

El triptófano es un aminoácido esencial cuya función es apoyar al organismo en la fabricación de sus propias proteínas y está relacionado con el incremento en los niveles de serotonina, un neurotransmisor que regula el sueño.

Este compuesto está presente en varios alimentos
soja 
pistachos 
almendras
huevo

2. Evita los distractores

Dormir como mínimo 8 horas diarias sin interrupciones incrementa los niveles de una hormona de crecimiento que degrada la grasa, y que está asociada con el menor riesgo de obesidad.

Evita elementos antes de dormir como:
El televisor
Las computadoras
Los smartphones y las tablets

3. No cenes cantidades excesivas

No está recomendado ir a dormir con el estómago vacío, pero tampoco es una buena idea comer en exceso antes de hacerlo.

El problema es que el metabolismo se ralentiza y no funciona a buen ritmo al día siguiente.

4. Evita cenar demasiado tarde

Las cenas demasiado tardías están relacionadas con la obesidad ya que, al comer tarde, hay un menor gasto energético y una tendencia a excederse con las calorías.

Lo aconsejado es ingerir la cena al menos tres horas antes de ir a la cama para que el cuerpo tenga tiempo de llevar a cabo el proceso de digestión.

5. Consume infusiones

Uno de los mejores hábitos nocturnos para dormir bien y perder peso es consumir una infusión momentos antes de ir a la cama.

Estas no solo inducen al sueño profundo, sino que además ayudan a relajar el cuerpo y calman el apetito.

Las recomendadas son:
La manzanilla
La menta
La lavanda
La valeriana
El tilo
La hierbabuena

6. Realiza actividad física

Si bien no está recomendado hacer ejercicio momentos antes de dormir, sí es importante practicarlo todos los días, por lo menos cuatro horas antes de acostarse.

La actividad física relaja el cuerpo, disminuye el estrés y hace que nuestro organismo continúe quemando calorías, aun estando en reposo.

7. Mantén tu cuarto oscuro

Cuando vayas a la cama, asegúrate de que todo el cuarto quede oscuro para no correr el riesgo de tener sueños interrumpidos.

Las personas que tienen un buen ambiente para dormir tienen hasta un 21% menos riesgo de ser obesas en comparación de los que duermen en sitios con fuentes de luz.

Las personas que tienen un buen ambiente para dormir tienen hasta un 21% menos riesgo de ser obesas en comparación de los que duermen en sitios con fuentes de luz.

Empieza a apropiarte de todas estas costumbres diarias y comprueba tú misma que tienen mucho que ver con tu metabolismo y tu peso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!