sábado, 4 de febrero de 2017


Realizar enjuagues de aceite nos puede ayudar a limpiar el sistema digestivo y a mantener sana nuestra boca y nuestra lengua.

La lengua es un mapa de nuestro estado de salud. Cuando estamos sanos la lengua es rojiza, de color homogéneo y de textura hidratada. Cuando en cambio sufrimos un desequilibrio en algún órgano, éste se manifiesta en forma de cambio de color o textura, o bien con algunas marcas en determinadas zonas de la lengua.


La Medicina Tradicional China nos facilita las claves para interpretar esos cambios y poder prevenir y mejorar algunas enfermedades.

De manera general, si miramos la lengua de frente, el mapa nos muestra:
Zona central: estómago y bazo
Laterales: Hígado y vesícula
Parte interna: Riñones
Punta de la lengua: Corazón
El color de la lengua

El color de la lengua nos da pistas de los órganos que pueden estar más débiles. Los colores amarillentos apuntan al hígado, la vesícula y el estómago. Cuando más verde sea el color, más señala al hígado.
El color gris, en cambio, se relaciona con el hígado y el intestino.
El color blanco puede significar la presencia de parásitos, anemia, problemas de riñones, hormonales, mala circulación o mala nutrición.
lengua mike burns
Repasamos algunas marcas específicas que nos ayudarán a ubicar mejor los desequilibrios.

Capa blanca amarillenta

Cuando la lengua tiene toda una capa blanca y/o amarillenta que la recubre, sobre todo en la parte más interior, la persona sufre un desequilibrio en la secreción de bilis por parte de la vesícula biliar, que suele ser la causa principal de problemas digestivos. Todos aquellos restos de alimentos que no han sido digeridos y asimilados pasan a estados de fermentación y putrefacción y se convierten en toxinas.

Marcas de los dientes en los laterales de la lengua

Algunas lenguas tienen unas marcas irregulares en sus laterales como si hubieran sido hechas por las muelas, y a veces la persona también siente la necesidad de expulsar mucosidades blanquecinas. En este caso la digestión no funciona correctamente y los nutrientes no se están absorviendo correctamente en el intestino delgado. Tiene mucho que ver también con la falta de minerales.

Granitos en la lengua

Los granitos en la lengua son pequeños puntos inflamados que representan también una digestión pobre y la presencia de restos de comida en descomposición en el intestino grueso y delgado.

Grietas  en la lengua

Las grietas en la lengua son bastante frecuentes, y parecen cortes de mayor o menor profundidad en diferentes zonas, aunque las más frecuentes son en la zona central. Significan antiguos problemas en las paredes del colon, que es la parte del intestino que sufre la agresión de  los ácidos tóxicos, fruto de una mala digestión. Esto repercute también en una falta de vitaminas. A veces también pueden haber mucosidades en la lengua.

Mucosidades en la garganta y la boca

Las mucosidades que aparecen en la garganta y pueden llegar hasta la boca, y que a menudo pueden causar y empeorar inflamaciones como faringitis, sinusitis, etc., son fruto de una mala digestión que ha generado toxinas que el cuerpo tiene la necesidad de expulsar. Si además tenemos un sabor amargo en la boca esto sucede por la presencia de bilis. 

Llagas en la boca

Las llagas son síntoma de malas digestiones, cuando hay inflamaciones o ulceraciones en alguna parte del tracto gastrointestinal. De hecho, muchas veces aparecen al día siguiente de habernos excedido con la comida.
A veces las marcas aparecen fuera de la boca, en las comisuras, y si se agravan pueden formar incluso molestas costras. Estas marcas son el reflejo de úlceras duodenales causadas por desórdenes digestivos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!