miércoles, 12 de abril de 2017



1. Retener la orina

Todos lo hemos hecho alguna vez, retener las ganas de ir al baño porque, sencillamente, estamos ocupados. Pero ¿Por cuánto tiempo has retenido la orina en esos momentos en que tu cuerpo te decía que debías ir? ¿Una hora, dos? Debes saber que cuando tenemos la vejiga llena de orina durante mucho tiempo prolongado, pueden aparecer complicaciones en las vías urinarias, como una hipertrofias, la hidronefrosis ( aumento de la presión de la orina en los riñones ), u otras enfermedades que podíamos haber evitado fácilmente. Debemos tenerlo en cuenta.

2. Malos hábitos alimenticios




2.1 Consumir demasiado sodio

La principal fuente de sodio, como ya sabemos, viene de la sal. Pero ¿por qué es tan dañina? Lo que nos provoca principalmente es que los riñones, deban trabajar en exceso. Deben excretarla, y ello les causa estrés a largo plazo hasta derivar en varios problemas. Reduce la sal de tus comidas.

2.2 Demasiadas proteínas animales

Las proteínas animales son muy perjudiciales para los riñones. Así como cualquier alimento alto en grasa. Poco a poco van dificultando su función, evitando que el filtrado de la sangre se produzca de modo adecuado. Intenta limitarlas o sustituir las proteínas de origen animal en la medida que te sea posible, por proteínas de origen vegetal.

3.3 Refrescos carbonatados

Los refrescos son muy perjudiales para la salud de los riñones, y lamentablemente, son muy consumidos por la población, en especial por los más jóvenes. Sería pues recomendable que los limitaras de tu dieta o que, simplemente los evitaras. A largo plazo nos producen insuficiencia renal crónica o cálculos.

3.4 Evita el tabaco y el alcohol



El alcohol y el tabaco un exceso de toxinas para el organismo, son sustancias perjudiciales que los enferman y que les impiden cumplir su trabajo. Evítalos siempre que puedas, y ante todo evítalos si además padeces hipertensión o diabetes.

4. Tensión arterial alta

La hipertensión causa unos daños muy claros en la funcionalidad de los riñones. La sangre fluye por ellos de distinto modo, el filtrado de toxinas no se produce de igual modo y, poco a poco, se van atrofiando hasta que al final, puede originarse un problema renal bastante grave, No nos cuesta nada revisarnos regularmente la presión arterial para tenerla controlada.

5. El uso de medicamentos

En la medida que nos sea posible debemos controlar el consumo de medicamentos, puesto que son elementos que dañan seriamente los riñones. Dificultan su función y causan efectos negativos a largo plazo. Es un tema complicado, porque está claro que cuando tomamos un medicamento no es por placer, sino por necesidad, pero siempre los hay que son menos agresivos para los riñones, de ahí que nuestro médico deba controlarlo.

6. Una vida sedentaria



¿Cuántas horas al día permaneces sentado/a? Debemos tenerlo en cuenta. El sedentarismo va afectando poco a poco no solo a la salud de nuestros riñones, sino a muchas otras funciones básicas que, sin saberlo, nos pueden enfermar. Pero la falta de actividad física ocasiona muchos problemas renales que podemos evitar fácilmente moviéndonos un poco más, saliendo a andar, a pasear en bicicleta por ejemplo. Piénsalo. Si además practicas algo deporte con una amiga o un familiar seguro que te será mucho más fácil. Y tus riñones te lo agradecerán, y recuerda… no olvides llevarte una botellita de agua.


*Intenta mejorar tus hábitos de vida y de nutrición, en la medida que te sea posible. Pequeños cambios en tu dieta pueden hacer mucho por la salud de tus riñones: consume agua, evita la sal, las comidas con grasas elevadas, azúcares… Y sobre todo, acude a tu médico para realizarte controles rutinarios.

8 SÍNTOMAS DE LA INSUFICIENCIA RENAL QUE NO DEBES IGNORAR


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!