jueves, 26 de julio de 2018

Las enfermedades gastrointestinales, así como otro tipo de trastornos y alergias, son algunas de las complicaciones que se derivan del consumo de determinado tipo de alimentos tóxicos, debido a ciertas condiciones de consumo o propiedades de los mismos.


1. Mariscos, carnes (res, cerdo) y vísceras. Contaminados desde su crianza, tratamiento y condiciones de consumo. Debido a su alto contenido en agua, son más propensos a la formación de bacterias y microorganismos nocivos.




2. Lácteos y huevo. Puede contaminarse y transmitir estreptococos y salmonela, entre otras enfermedades; además, si no se mantienen en temperaturas adecuadas, se forman caldos de cultivo para las bacterias.


3. Papas  Cuando se mantienen mucho tiempo en conserva, pueden desarrollar hongos, en el caso de las papas,  por lo que puede resultar muy tóxicos.


4. Cereales. Debido a la presencia de hongos y levaduras, se modifica su color, aroma, sabor y forma, que pueden causar estragos en la salud intestinal.





5. Enlatados y procesados. Además de botulismo, ingerir alimentos caducados puede causar graves intoxicaciones y trastornos digestivos.


Además de una buena higiene, recomiendamos que para prevenir daños por el consumo de alimentos tóxicos, es vital hacer caso de los sentidos, que son la primera alarma que poseemos, ya que el sólo hecho de percibir diferencias en su sabor, textura y aroma, el sólo hecho de probarlos una vez no implica un grave riesgo, pero si una manera de prevenir mayores consecuencias.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...


0 comentarios:

Publicar un comentario

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!